Nudging: Pequeños empujoncitos para motivar al personal

Ilustración de una persona de cabello rizado y oscuro que parece estar pensando. La persona lleva una camiseta azul y tiene una mano en el mentón en una postura pensativa. Alrededor de su cabeza hay varios globos de pensamiento con diferentes íconos, como puntos suspensivos, una nota musical y un símbolo de dinero. A la izquierda de la persona hay una planta de cactus en una maceta azul, y a la derecha hay otra planta en una maceta blanca

¿Alguna vez has oído hablar del nudging? Es probable que la palabra no te suene, pero estamos seguros de que has sido objeto de su influencia en más de una ocasión. 

Piensa en esas tiendas de ropa con música pegadiza que te impulsan a entrar o en las baldas de supermercado con productos estratégicamente colocados a la altura de tus ojos que te animan a comprarlos. 

Se trata de técnicas que te dan un “pequeño empujón” a tomar una determinada decisión sin que te des cuenta. 

Este mismo principio, tan utilizado en psicología del consumidor y financiera, también puede aplicarse para mejorar el ambiente laboral y hacer que los empleados trabajen con más entusiasmo y rindan más. 

¿Qué es el “nudging” o la teoría del empujón? 

El nudging es una técnica que busca influir en las decisiones de las personas mediante sutiles modificaciones en su entorno. Estos pequeños «empujoncitos» no imponen restricciones, sino que facilitan opciones más beneficiosas y racionales sin que los individuos pierdan su libertad de elección. 

Su premisa es simple: entre dos opciones, las personas estamos acostumbradas a escoger aquella que es más fácil, en vez de la más adecuada. 

El concepto fue popularizado por el economista Richard Thaler y el abogado Cass Sunstein en su libro «Nudge: Improving Decisions About Health, Wealth, and Happiness« publicado en 2008.  

Cabe destacar que, gracias a esta contribución, Thaler ganó el  Premio Nobel de Economía en 2017. 

Pero, ¿cómo afecta la teoría del empujón en la gestión de personas? 

En el contexto laboral, el nudging puede convertirse en una herramienta poderosa para mejorar la motivación y productividad mediante la creación de entornos de trabajo que animen a los empleados, sin que se den cuenta, a tomar decisiones saludables, eficientes y alineadas con los objetivos organizacionales. 

Cómo potenciar la motivación laboral a través del nudging 

Aunque se sabe que las bebidas azucaradas son potencialmente peligrosas para la salud, muchas personas las consumen a diario frente a opciones más saludables.  

Desde un punto de vista psicológico, esta situación se debe a la gratificación instantánea y los sesgos cognitivos 

Las bebidas azucaradas proporcionan una recompensa rápida en forma de placer gustativo y energía, superando el razonamiento sobre la salud a largo plazo. Podríamos decir entonces que la facilidad de abrir una lata de refresco influye en que esta opción menos saludable sea más tentadora. 

Así es como funciona la teoría del empujón y, con perspicacia, también la podemos aplicar en la gestión de talento para hacer que nuestros equipos estén más motivados en sus puestos de trabajo. 

¡Te contamos cómo! 

Tablero de progreso visible 

Un tablero de progreso visible permite que todos los empleados vean el estado actual de los proyectos y los objetivos alcanzados.  

Del mismo modo que ver las calorías de una hamburguesa nos empuja querer escoger opciones más saludables, este tipo de visualizaciones ayudan a los empleados a ver claramente cómo su trabajo contribuye al éxito general de la organización, “empujándolos” a comprometerse más en serio en sus tareas. 

Sistema de puntos 

Este sistema es un gran “empujón” para aquellos empleados que sean ambiciosos y altamente competitivos, ya que se basa en acumular puntos por completar tareas, alcanzar metas o participar en actividades adicionales. 

El hecho de querer verse a sí mismos en los primeros puestos, los animará a esforzarse más y a participar activamente en su desarrollo profesional.  

Leaderboard Digital 

Un paso más allá del sistema de puntos sería crear un tablero digital (leaderboard) para mostrar los logros y contribuciones de los miembros del equipo. 

Viendo sus nombres y sus logros en público, los empleados se sienten reconocidos y motivados a seguir esforzándose. Además, estos tableros también sirven para «incitar” a aquellos que buscan superarse al ver el éxito de sus compañeros. 

Se trata de una excelente manera de reconocer y celebrar el esfuerzo de cada individuo en tiempo real. Y, al ser accesibles desde cualquier lugar, son también una plataforma visible para el reconocimiento continuo. 

Autogestión de tareas 

Conceder a los empleados la responsabilidad de su propio trabajo les da un mayor sentido de autonomía y control.  

Por un lado, la autonomía satisface una de las necesidades básicas según la Teoría de la Autodeterminación, provocando una mayor satisfacción y compromiso laboral. 

Por el otro, al facilitar que los miembros del equipo gestionen sus propios quehaceres, se está aplicando un «nudge» que fomenta la iniciativa y la responsabilidad, especialmente en la toma de decisiones. 

Feedback continuo 

Habituar a los líderes a proporcionar feedback también es estar empleando la teoría del empujón. Cuando los empleados reciben orientación y reconocimiento continuo, en realidad estamos fomentando mejoras en el desempeño sin imponer cambios abruptos. 

Cognitivamente, el feedback constante actúa como «empujoncitos» que van guiando a los empleados hacia comportamientos y prácticas más efectivas sin imponerles ninguna acción.  

Reducir fricciones en procesos 

Esta sería la aplicación del empujoncito más directa: eliminar obstáculos innecesarios que desvíen la atención para que nuestros colaboradores puedan concentrarse en aquello que realmente importa. 

Así, eliminando las tareas más tediosas (por ejemplo, automatizándolas), crearemos un entorno más productivo y satisfactorio, y los empleados estarán más animados para dar el 100% en tareas que sí les aportan valor, tanto a ellos como a la organización. 

El Nudging: a prueba 

¿Hasta qué punto son efectivos estos “empujoncitos”? 

Este estudio revisó más de 200 investigaciones, con datos de 2,149,683 participantes.  

Según sus hallazgos, las intervenciones de nudging tienen un efecto de ligero a moderado, donde su máximo exponente se encuentra en las decisiones estructurales. 

De hecho, la eficacia de esta teoría ha conseguido que tenga detractores. 

Una de las principales críticas es la preocupación ética sobre la manipulación sutil de las decisiones de las personas sin su pleno conocimiento. Es decir, el temor a que se pueda violar la autonomía individual.  

Además, algunos críticos argumentan que los nudges pueden ser paternalistas, imponiendo valores específicos sobre los individuos o, incluso, provocar que adopten un comportamiento inapropiado. 

Por último, hay dudas sobre la sostenibilidad de los efectos de los nudges a largo plazo y si realmente cambian el comportamiento, o solo influyen en decisiones que se toman al momento. 

Sea como sea, no cabe duda de que la diferencia en una organización siempre serán las personas que forman parte de ella y mantener un equipo motivado es fundamental para que la empresa tenga éxito. Por eso, es tan importante medirla y llevar un control exhaustivo. Team Insights te ayuda a tomarle el pulso a tu organización con encuestas que miden la motivación y la satisfacción de tus empleados de una forma fácil, rápida y en tiempo real.

¡Pide una demo y descubre todo lo que nuestro software de engagement laboral puede hacer por ti y por tu organización!

Table of Contents

Toma decisiones con
información, no intuición

Asegúrate de que tus decisiones van en la dirección correcta. Alinea tu presupuesto y acciones con las necesidades reales de tu equipo. Habla con las personas teniendo feedback real y honesto en tus manos.