La Teoría Y y la Cultura del Feedback

Imagen de dos personas en un fondo negro, destacadas por un gran icono de estrella azul y varios símbolos relacionados con la comunicación y las redes sociales. La persona de pie, con cabello ondulado y una camiseta a rayas, está sosteniendo un dispositivo móvil y parece estar enviando un mensaje. La segunda persona, sentada en el suelo con una laptop, parece estar trabajando o recibiendo feedback. Los iconos flotantes incluyen un pulgar hacia arriba, un pulgar hacia abajo, y burbujas de diálogo, que podrían representar opiniones o comentarios. Esta imagen ilustra la cultura de feedback, donde la retroalimentación es una parte integral de la comunicación, y está vinculada con la "Teoría Y" de Douglas McGregor, que asume que los empleados están motivados y pueden ejercer autocontrol y dirección en busca de objetivos organizacionales

¿Conoces la Teoría Y de McGregor? Es una teoría de gestión de equipos que enfatiza la importancia del capital humano en las organizaciones. Y, además, es una de las más influyentes, ya que no solo ayuda a moldear la cultura empresarial, sino también a optimizar estructuras y procesos. 

Si no has oído hablar de ella, o si quieres profundizar más, te invito a que sigas leyendo. Porque en las próximas líneas vamos a explorar en qué consiste la Teoría Y, cómo se relaciona con la productividad, y cómo la cultura del feedback es esencial para hacerla funcionar. 

¿Qué es la Teoría Y de McGregor? 

Desarrollada por Douglas McGregor en los años 60 en su libro “El lado humano de las organizaciones”, la Teoría Y ofrece una visión optimista de la naturaleza humana en el trabajo.  

A diferencia de su predecesora, la Teoría X, que ve a los empleados como inherentemente perezosos y en necesidad de supervisión, la Teoría Y se basa en la premisa de que los empleados son naturalmente creativos, motivados y capaces de autogestionar sus propias tareas. 

Según esta teoría, cuando se brinda a los trabajadores la oportunidad de asumir responsabilidades y se les desafía, pueden lograr muchas más cosas.  

Sin embargo, para que este escenario se desarrolle, se necesita un ingrediente esencial: comunicación. 

Y es que en la Teoría Y, uno de los factores clave es el feedback constructivo, abierto y bidireccional: 

  • Constructivo: significa que la retroalimentación debe estar diseñada para ser útil, positiva y orientada a promover el desarrollo y la mejora. 
  • Abierto: se refiere a una comunicación franca y transparente, donde se compartan pensamientos y opiniones de manera honesta, sin retenciones ni filtros, con el objetivo de fomentar la comprensión y el crecimiento mutuo. 
  • Bidireccional: implica el intercambio de feedback en ambas direcciones. No solo de líderes a empleados, sino también de empleados a líderes en un diálogo en el que ambas partes comparten y reciben información, promoviendo así una comunicación más equitativa y colaborativa. 

El papel del Feedback en la Teoría Y 

Visto lo anterior, para que la Teoría Y se materialice en un entorno laboral, es crucial establecer una cultura de feedback continuo.

¿Por qué? Porque el feedback efectivo no solo informa a los empleados sobre su rendimiento en momentos puntuales –y normalmente poco favorables –, sino que también los empodera y motiva al darles los inputs necesarios para fortalecer dinámicas que fomenten su desarrollo profesional. 

En este sentido, un entorno que valora el feedback, facilita la comunicación, el aprendizaje y la mejora constante, se alinea perfectamente con los principios de la Teoría Y.  

¿Cómo contribuye el Feedback a la Teoría Y? 

Tradicionalmente se ha considerado que el papel de los managers es el de organizar los elementos clave que influyen en la productividad de la empresa, como los presupuestos, recursos materiales, infraestructura y empleados, con un fin puramente económico.  

Si bien esto no ha cambiado en esencia, lo que sí está evolucionando es la forma de hacerlo: cada vez son más las empresas que involucran a sus equipos, a través del feedback eficaz y la comunicación continua, en todo lo que tiene que ver con el desarrollo próspero de la organización. 

No hay que olvidar que el motor de una compañía son sus empleados y que, sin ellos, sería imposible alcanzar el éxito. 

Entonces, ¿de qué manera el feedback ayuda a motivar a los miembros del equipo e impulsar su desempeño? Te lo contamos a continuación: 

Visión positiva 

El feedback positivo refuerza la confianza en las habilidades y la creatividad. Al reconocer los logros y ofrecer orientación constructiva, los empleados ven que se valoran sus esfuerzos, alentándolos a asumir más responsabilidades y desafíos. 

Autogestión y control 

El feedback regular y abierto permite a los empleados entender mejor cómo están desempeñándose y qué áreas necesitan mejorar, lo que a corto plazo reduce la necesidad de supervisión externa.  

Es decir, que les proporciona las herramientas para dirigir su propio desarrollo y rendimiento. 

Desarrollo de potencial 

Orientado a resaltar las habilidades y posibilidades de crecimiento de los empleados, el feedback crea un ambiente laboral estimulante, donde se incentiva a los trabajadores a aprender de sus errores para mejorar y ampliar sus capacidades. 

Sin duda, esto resulta beneficioso para las organizaciones, ya que les permite explotar de manera óptima el talento y las competencias de su personal. 

Enfoque en objetivos  

Una de las prioridades de las empresas es la de alinear a los empleados con los objetivos estratégicos. Para ello, la comunicación es fundamental, porque de esta manera los colaboradores pueden entender cómo sus contribuciones apoyan esos objetivos y su impacto en el éxito de la organización.  

¿El resultado? Más motivación para seguir dando lo mejor de sí mismos. 

Colaboración y participación 

Otro punto importante es que el feedback bidireccional fomenta el sentido de comunidad y colaboración. Al motivar a los empleados a intercambiar opiniones y sugerencias, se cultiva un entorno de diálogo transparente y participación activa, lo que hace que cada integrante del equipo se sienta apreciado y tenido en cuenta.  

Cuando esto sucede, se establece un clima de confianza y respeto mutuo, que ayuda a mejorar las relaciones interpersonales, impulsa la creatividad, la innovación y el trabajo en equipo. 

¿Tu organización fomenta la cultura del feedback? 

¿Quieres averiguar cuál es la perspectiva de tus empleados respecto al feedback que se les ofrece?  

¿O si tus colaboradores cuentan con la suficiente libertad como para comunicarse sin tapujos con sus responsables? 

Para saber si tu organización promueve una cultura de feedback eficaz, puedes utilizar Team Insights para lanzar una encuesta y preguntar directamente a los tuyos. 

Así, no solo obtendrás la información que buscas, también darás los primeros pasos para demostrar que la comunicación es importante para la compañía. 

Aquí te dejamos catorce ejemplos de preguntas para una encuesta de cultura de feedback que puedes utilizar: 

  1. ¿Crees que existe una comunicación abierta entre todos los equipos y niveles en [Nombre de la Empresa]? 
  2. En [Nombre de la Empresa], ¿se pueden contrastar los rumores con información de canales oficiales? 
  3. En [Nombre de la Empresa], ¿se comunican los éxitos? 
  4. ¿Conoces la existencia de un plan de comunicación concreto en [Nombre de la Empresa]? 
  5. ¿Sabes todo lo que debes saber para conseguir cumplir con tus objetivos? 
  6. ¿La comunicación entre compañeros es honesta y transparente? 
  7. En [Nombre de la Empresa], ¿se comunican los fracasos? 
  8. ¿Los comunicados internos te aportan información útil? 
  9. ¿Recibes información sobre resultados de las últimas encuestas de satisfacción en las que has participado? 
  10. ¿Crees que [Nombre de la Empresa] se comunica de manera clara y eficaz con sus empleados? 
  11. ¿Crees que puedes comunicarte de forma clara y transparente con tu responsable? 
  12. En [Nombre de la Empresa], ¿alguna vez has sentido miedo a la hora de comunicarte, o no te has atrevido a dar tu opinión? 
  13. ¿Dirías que tus compañeros de trabajo aceptan opiniones distintas a las suyas? 
  14. En [Nombre de la Empresa], ¿se recogen regularmente las opiniones de los empleados para la toma de decisiones? 

Buenas prácticas para fomentar la Cultura de Feedback 

Para finalizar, un aviso: lograr que los empleados – incluidos los managers – empiecen a dar su opinión abierta no es algo que vayas a conseguir de la noche a la mañana.  

El feedback y la comunicación son aspectos que deben ir nutriéndose poco a poco. Además, para alcanzar esta meta, es imprescindible contar con el compromiso de la propia dirección, quienes servirán de ejemplo e inspiración para el resto de los miembros del equipo. 

Si no sabes cómo empezar a cultivar la cultura del feedback en tu organización, aquí van unos cuantos consejos: 

Establece un marco de Feedback: Define qué es para tu empresa el feedback efectivo y cómo entregarlo. Para que sea constructivo, debe ser específico, oportuno y centrado en el comportamiento en lugar de en la persona. 

Capacita a tus líderes en habilidades de comunicación: Piensa que no todos los managers están entrenados para comunicarse de forma eficaz. Si notas que tus líderes tienen problemas para gestionar el feedback, sería adecuado ofrecerles cursos, talleres y formaciones para que mejoren esta área. 

Feedback bidireccional: La mayoría de los empleados están acostumbrados a recibir retroalimentación por parte de sus responsables, pero… ¿y al revés? Anima a los colaboradores a dar feedback a sus superiores para crear un entorno de reciprocidad y respeto mutuo. 

Integra el Feedback en los procesos diarios: No dejes que el feedback sea algo que se dé de forma puntual. En vez de eso, conviértelo en una parte de la rutina habitual. 

Crea un entorno de seguridad psicológica: Esto es, garantizar que todas las personas se sienten seguras para expresar sus opiniones sin temor a represalias.  

Apóyate en herramientas tecnológicas: Aprovecha los recursos digitales para facilitar el intercambio de feedback. Soluciones como Team Insights son muy útiles para escuchar las voces de los empleados. 

En definitiva, la Teoría Y y la Cultura del Feedback son elementos complementarios en la creación de un ambiente de trabajo dinámico y productivo, en la que ésta última se convierte en una oportunidad para el crecimiento y el desarrollo de toda la organización. 

¿Aún no te has registrado en Team Insights? Crea una cuenta gratuita y empieza hoy a impulsar el feedback.  

Table of Contents

Toma decisiones con
información, no intuición

Asegúrate de que tus decisiones van en la dirección correcta. Alinea tu presupuesto y acciones con las necesidades reales de tu equipo. Habla con las personas teniendo feedback real y honesto en tus manos.