Diseña un Plan de Acción efectivo para mejorar el Compromiso Laboral

Diseña un Plan de Acción efectivo para mejorar el Compromiso Laboral

El compromiso laboral es clave para el éxito de la organización, por eso es cada vez más habitual escuchar a managers y directivos preocuparse por mejorar este factor. El primer paso para lograrlo es realizar una encuesta de compromiso entre los empleados para ver el estado de los equipos y descubrir las áreas de mejora. ¿Y luego? Las encuestas no están solo para demostrar lo bien (o mal) que funciona tu organización. Para que los cambios que quieres proponer se hagan realidad, necesitas diseñar un buen plan de acción. 

Un plan de acción efectivo debe estar bien pensado, ser preciso, estratégico y flexible. Solo así seremos capaces de lograr nuestro objetivo de mantener a los empleados comprometidos y con altas dosis de fidelidad, motivación y desempeño. 

Por el contrario, la inacción por parte de los responsables se traduce en empleados descontentos, desmotivados y frustrados que con toda seguridad se acabarán yendo a otras empresas, o harán que la productividad del negocio caiga hasta niveles críticos.  

Si tienes la intención de desarrollar una estrategia de compromiso y fidelización de empleados, pero no tienes muy claro qué pasos tienes que dar para trazar un plan de acción, has llegado al lugar indicado. 

A través de las próximas líneas te detallamos todo lo que necesitas tener en cuenta para pasar de los datos y las ideas a los hechos. 

¿Qué es un plan de acción? 

Un plan de acción es un documento en el que se registran todas las iniciativas que se van a poner en marcha para conseguir alcanzar una meta o un propósito. 

Para los responsables de equipo, se trata de una hoja de ruta que les ayuda a priorizar tareas, gestionar tiempo y recursos y, en definitiva, tomar mejores decisiones que impactarán positivamente en el conjunto de la organización. 

La creación de un plan de acción de mejora del compromiso laboral ayuda a los managers a: 

  • Identificar y entender qué motiva la lealtad de los empleados. 
  • Establecer las medidas adecuadas que den respuesta al feedback obtenido. 
  • Mantener vivo el interés de los empleados en los procesos de mejora continua de la organización. 

En definitiva, un buen plan de acción implica grandes resultados. Y así es cómo lo puedes conseguir. 

Construyendo el Plan de Acción 

Paso 1: Analiza los resultados de tu encuesta de compromiso 

Analizar los resultados implica empaparse de los datos para descubrir qué es lo que funciona y lo qué no, cuáles son las fortalezas y las áreas de mejora. Aunque esto en Team Insights ya te lo damos hecho 😉 

Comparar resultados en diferentes fechas también te ayudará a contextualizar los datos y a hallar patrones de conducta que te faciliten la comprensión de las puntuaciones obtenidas. 

Presta atención a los comentarios que los empleados te dejan en los apartados habilitados para el feedback anónimo, ya que es aquí donde podrás extraer los mayores insights y la información de mayor calidad.  

Y, por supuesto, no analices los datos tú solo. Dos mentes piensan mejor que una, así que involucra también a los managers y líderes de equipo: el tiempo que pasan con los empleados aportarán una visión de los resultados mucho más precisa. 

Paso 2: Elije en qué te vas a focalizar 

Este paso, al igual que el anterior, es conveniente hacerlo en colaboración con todos los responsables de gestión del talento, lo que incluye jefes de sección, líderes de equipo y RRHH. 

Cuando este tipo de decisiones se toman en consenso, es más fácil para todos remar en una sola dirección, lo que facilita la consecución de objetivos. 

No intentes abarcarlo todo a la vez. En vez de eso, decide entre una o dos áreas de enfoque y centra allí todos tus recursos y esfuerzos. 

Para facilitarte esta tarea, puedes hacerte las siguientes preguntas: 

  • ¿Qué áreas de mejora tienen un mayor riesgo para el compromiso laboral? 
  • ¿Hay algún resultado que podamos mejorar realizado pequeños ajustes? 
  • ¿Qué áreas tuvieron una baja puntuación? ¿Cuánta inversión requiere mejorarlas? 
  • ¿Se pueden mejorar varias áreas a la vez? 

Una vez tienes claras tus prioridades, márcate unos objetivos. Éstos deben ser SMART: 

  • Específicos. Los objetivos deben ser muy concretos. 
  • Medibles. Tienen que poder medirse para saber si nuestro objetivo se cumple o no. 
  • Alcanzables. Los recursos de los que dispones deben poder servir para lograr el objetivo. 
  • Realistas. Todos los objetivos deben poder hacerse realidad.  
  • Emplazados en un tiempo. Los objetivos deben estar enmarcados en un lapso concreto. 

Por ejemplo, un objetivo SMART sería: Aumentar un 3% la participación en actividades de Team Building durante los próximos 6 meses. 

Paso 3: Busca soluciones 

Una vez más, el trabajo en equipo es fundamental. Organiza reuniones periódicas tanto con los managers como con los miembros representativos de tu fuerza laboral y utilizad la lluvia de ideas para la búsqueda de soluciones efectivas que os lleven a mejorar el compromiso laboral. 

Puede que la prisa se apodere de ti, sin embargo, esta fase requiere tiempo. Se necesita ser muy exhaustivo, ya que el éxito de nuestros objetivos dependerá de las soluciones que encontremos. 

Piensa en cada una de las metas que te has propuesto y responde a las preguntas: 

  • ¿Qué tareas me van a llevar a lograr ese objetivo? 
  • ¿Qué recursos económicos y materiales voy a necesitar? 
  • ¿Cuánto tiempo voy a tardar? 
  • ¿Necesitamos algún conocimiento o habilidad para poder cumplir con las expectativas? 

Anota todas las aportaciones y discútelas con los compañeros hasta que la lluvia de ideas se transforme en soluciones. 

Paso 4: Pasa a la acción 

Ahora que ya tienes identificadas las mejores soluciones, llega la hora de la verdad: ¡poner en marcha el plan! 

A la hora de pasar a la acción, todos los responsables deben comprometerse y mantenerse unidos en la puesta en práctica de las medidas que se han decidido implementar para mejorar el compromiso de los empleados. 

Esto es imprescindible, porque de lo contrario, empezarán a haber fisuras que dificulten la consecución de los objetivos y tiren por la borda todo el esfuerzo realizado en las fases anteriores. 

A medida que pasa el tiempo, hay que ir evaluando los avances. Utiliza los KPI’s que diseñaste a la hora de establecer los objetivos SMART y averigua si vas por el buen camino o si necesitas ir haciendo pequeños ajustes. 

Paso 5: Comparte el progreso 

Y por último, pero no menos importante, ¡comparte el progreso! 

Se trata posiblemente del paso más importante de todos y aun así hay muchísimas empresas que lo pasan por alto. 

Hacer públicos los resultados de las encuestas y los éxitos alcanzados es un acto muy sencillo y, sin embargo, tremendamente potente para mantener a toda la organización comprometida para seguir trabajando en la consecución durante mucho más tiempo. 

Y, para asegurarte de que los progresos se mantienen, no te olvides de ir tomando el pulso a tus empleados. Esto te servirá no solo para averiguar cómo ha ido evolucionando su compromiso laboral, también para saber cómo de bien están actuando tus managers en la implementación del Plan de Acción. 

Y recuerda, el compromiso de los empleados es una carrera de fondo.  Si necesitas ayuda, puedes empezar a utilizar ya Team Insights, ¡es gratis!