Cómo involucrar a los empleados con la empresa y aumentar la productividad

Persona montando puzzle de cubos

Cómo involucrar a los empleados con la empresa y aumentar la productividad

Una vez Michael Jordan dijo: “El talento gana partidos, pero un equipo gana campeonatos”. El talento, por sí solo, no sirve de nada si no está dirigido a conseguir las metas corporativas. Involucrar a los empleados con la empresa y sus resultados es clave para que ésta funcione.  

Si eres líder de equipo, sabrás la importancia que tiene que todos los colaboradores estén en la misma sintonía. Para ello, es necesario hacerles entender cuál es la misión de la compañía y cuál es su papel en la consecución de los objetivos.  

Al hacerlo, los retos de la empresa se convierten en retos personales, y esto hace que los empleados estén más motivados y comprometidos al sentirlos como proprios. 

El eje central de esta estrategia es la comunicación. Sin una comunicación clara y fluida, será muy difícil que los empleados entiendan la importancia de su trabajo, y cómo este influye en el rendimiento de toda la organización. 

Un buen líder no es aquel que se crece ante su equipo. Es el que hace crecer a los empleados, logrando que se sientan importantes, escuchados y valorados. Un buen líder no manda. Un líder dirige y construye el futuro de la empresa junto a los miembros de su equipo. 

¿Cómo involucrar a los empleados con la empresa? 

Como ya hemos dicho, la comunicación es la parte esencial de una estrategia de compromiso. Sin esta, es posible que incluso los empleados con más talento y potencial se sientan perdidos. Ayudarlos a involucrarse en la misión de la empresa requiere difundir el mensaje claro de que su esfuerzo diario es necesario.  

Pero también implica escuchar sus ideas y propuestas, tomando consciencia de cuáles son sus principales preocupaciones y llevar a cabo acciones que demuestren que, como líderes, realmente nos interesamos en que formen parte de un proyecto en común. 

5 estrategias para implicar a tus trabajadores

A continuación, compartimos contigo 5 buenas prácticas que te facilitarán involucrar a tus empleados con la organización:

1. Dedica parte de tu tiempo a conocer a tu equipo 

Hay managers que se sienten “incómodos” ante el hecho de que los empleados tengan un protagonismo relevante en un proyecto. Sin embargo, está más que demostrado que los empleados que se sienten valorados y satisfechos también son los más productivos. 

Dedicar parte de tu horario laboral a conocer a tus empleados es una de las maneras más directas y sencillas de involucrarlos con la empresa. Esto te permitirá conocer cuáles son sus necesidades, sus objetivos dentro de la organización y hacia dónde se quieren dirigir.  

Con esta información, los responsables de RR.HH podrán gestionar planes de desarrollo individualizados que mantengan altos los niveles de motivación y engagement bien altos.  

Tu solución a la desmotivación laboral

2. Fija metas y objetivos compartidos 

Los empleados, como profesionales individuales, tienen una serie de metas planteadas con las que conseguir satisfacción a nivel personal. Pero tú como manager, sabes que tu trabajo es hacer que el departamento que gestionas consiga óptimos resultados. Esta dualidad en los objetivos a veces puede ocasionar conflictos con las expectativas de los miembros de tu equipo. 

Para evitar situaciones que puedan poner en peligro la estabilidad de la empresa, puedes intentar fijar metas compartidas. Invita a tus colaboradores a establecer sus propios objetivos estratégicos, de manera que puedan asumir los retos de la empresa como suyos.  

De esta manera, te aseguras de que los empleados siempre actuarán en beneficio de la compañía. 

3. Difunde la filosofía de la empresa 

Para involucrar a los empleados con la empresa y sus resultados, es fundamental que entiendan el propósito de ésta. Así, conseguirás que se sensibilicen con la misión, visión y valores de la organización. 

La comunicación debe ser constante. Mantén actualizado a los miembros de tu equipo sobre la situación del negocio: comparte con ellos los avances, los problemas, las intenciones y los resultados.  

El secretismo genera desconfianza, y mantener ajenos a los empleados sobre la realidad de la empresa es la mejor forma de hacer que no sientan ningún tipo de empatía ni motivación.  

4. Impulsa el reconocimiento al trabajo bien hecho 

Las estrategias de motivación son un ejemplo de refuerzo positivo que ayuda a que los empleados mantenerse proactivos y dispuestos a dar lo mejor de sí. 

Los incentivos salariales son un buen mecanismo de satisfacción, pero no es el único ni el más efectivo para involucrar a los empleados. De hecho, reconocer el valor de tu equipo y gratificar sus esfuerzos no tiene que suponer un coste adicional para la empresa. 

Hay muchas maneras de agradecer los esfuerzos que los empleados hacen diariamente. Y, aunque en una empresa nadie es imprescindible, sí que es importante que los colaboradores se sientan necesarios.  

Escucha sus ideas, implementa aquellas que supongan un impacto positivo para el negocio, y agradece las aportaciones que sean menos relevantes.  

5. Cultiva un buen clima laboral 

En Team Insights hemos destacado en muchas ocasiones los beneficios que tiene para la empresa tener un clima laboral agradable.  

Tener un espacio de trabajo ameno y satisfactorio va más allá de ofrecer fruta los viernes. En realidad, lo que los trabajadores buscan es un sitio donde poder estar a gusto y tranquilos siendo ellos mismos sin miedo a ser juzgados por sus decisiones. 

La seguridad psicológica, el trabajo en equipo y una buena relación con jefes y compañeros son los ingredientes esenciales para crear un ambiente óptimo en el que se estimule el aprendizaje continuo, la motivación y el rendimiento.

¿Cómo saber si tu estrategia para involucrar a los empleados con la organización está funcionando? 

Saber el nivel de compromiso de tu equipo puede parecer difícil, pero es mucho más fácil de lo que te imaginas. Lo único que tienes que hacer es: preguntar. Con Team Insights tienes dos vías para hacerlo. 

La primera, utilizando el sistema de medición del eNPS. Esta métrica te permite saber en qué grado tus empleados están involucrados con la empresa, dividiendo a los trabajadores en tres categorías según sus puntuaciones: detractores, pasivos y promotores. 

Cuantos más promotores, más empleados involucrados con tu empresa habrá. 

La segunda, es a través de encuestas de compromiso con las que conocer el nivel de engagement a nivel global. Para ello, se utilizan preguntas clave diseñadas especialmente para este fin. Estas preguntas cubren aspectos importantes como el desarrollo, la formación, el liderazgo, reconocimiento y recompensas o cultura y valores, entre otros, los cuales influyen directamente en que un empleado se involucre o no con su empresa.  

La ventaja de utilizar este tipo de encuestas es que no solo sabrás cómo de involucrados está tu equipo con la organización, sino que también te permite identificar cuáles son las dimensiones que más afectan a este resultado. Así, podrás potenciar tus fortalezas, y cubrir las áreas de mejora. 

Puedes empezar a utilizar Team Insights ya mismo. Solo tienes que registrarte, seguir los pasos indicados, ¡y listo! Ya puedes comenzar a medir y mejorar tu estrategia para involucrar a los empleados con tu organización.

¿Por qué no lo pruebas? ¡Es gratis!