Viernes Casual en la Oficina: un Beneficio que Promueve el Engagement Laboral

Mujer escogiendo ropa

Viernes Casual en la Oficina: un Beneficio que Promueve el Engagement Laboral

El viernes es un día especial para los empleados. No solo porque, en muchas empresas, se trata de una jornada reducida, también porque es el día que precede al tan esperado fin de semana. Con el buen humor flotando en el ambiente, el Viernes Casual es el toque perfecto para mejorar el clima laboral y promover el engagement en la oficina. 

El Viernes Casual, Viernes Informal, o “Casual Day” es una práctica que empezó en Estados Unidos en la década de los 60 y que, poco a poco, se ha ido extendiendo a lo largo de diferentes territorios. Tal y como su nombre indica, se trata de un día en el que los empleados pueden dejar en casa sus trajes formales y optar por prendas de vestir más cómodas y menos encorsetadas. 

Pero, ¿por qué se ha popularizado tanto este día? Lo cierto es que, para las empresas, implementar el Viernes Casual tiene muchos beneficios, y te los contamos todos a continuación. 

¿Cómo empezó la tendencia del Viernes Casual? 

Para conocer el origen de este concepto, tenemos que remontarnos al Hawaii de 1962.  

En una zona donde el calor aprieta tanto, los empleados de diferentes empresas empezaron a usar las famosas camisas hawaianas en un intento de sofocar las altas temperaturas, liberándose así de tener que llevar el tradicional traje.  

A esta moda se le conoció con el nombre de “Operación Liberación”. 

Sin embargo, a pesar de la comodidad que suponía para los empleados, muchos directores de RRHH no veían con buenos ojos que las personas se paseasen por las oficinas en bermudas y chanclas.  

Para encontrar el equilibrio y contentar tanto a la fuerza laboral como a las empresas, la marca de ropa Dockers creó una guía de estilo con prendas de sport que los empleados podían llevar al trabajo sin temor a ser juzgados. 

La guía fue revisada por más de 25.000 directores de RRHH que, dando el visto bueno, permitió a los empleados empezar a vestir de una manera más moderna e informal. 

Hoy, son muchas las compañías que ofrecen el Viernes Casual como un beneficio para las personas en su propuesta de valor. Y es que esta práctica ayuda a romper con la rutina, a disminuir el estrés, mejora el clima laboral, y mantiene altos los niveles de engagement de los empleados. 

Beneficios de implementar el Viernes Casual en la oficina 

Puede parecer que un simple cambio de outfit no tendrá mucho impacto en los resultados de una compañía, al menos no directamente. Pero permitir que los empleados vistan como quieran mejora su autoestima y su motivación, y eso sí que afecta a su rendimiento. 

Aquí van unos cuantos beneficios que notarás en la empresa cuando implementes el Viernes Casual. 

1. Ayuda a conocer mejor a los empleados 

La moda es una forma más de expresar cómo somos. Permitir que los empleados puedan vestirse con prendas que no sigan un código estricto y formal ayuda a visualizar su personalidad, sus gustos y sus intereses, haciendo que podamos conocerlos en más profundidad. 

2. Promueve la tolerancia y la inclusividad 

Una plantilla vestida en traje y corbata, o falda y tacones, crea una sensación de falsa homogeneidad. Las personas no somos todas iguales y, como gerentes de equipo, debemos asegurarnos de que los empleados estén a gusto siendo quiénes son 

3. Aumenta la motivación 

El Viernes Casual es una señal de que el fin de semana está cerca. Esto mejora el humor de los empleados, haciendo que estén más motivados sin perder el foco en el trabajo.  

4. Potencia la socialización 

La formalidad de los trajes crea barreras. De algún modo, vestir de manera más seria nos hace perpetuar los típicos roles jerárquicos, haciendo que nuestra socialización con los altos mandos sea más tímida. Al eliminar el factor traje, esta barrera se rompe, atreviéndonos a acercarnos a personas que de otra forma nos resultaría más difícil.  

5. Mejora la imagen de marca 

A la hora de buscar empleo, los profesionales buscan empresas que aseguren su bienestar y calidad de vida. Los Viernes Casuales son una manera de indicar que la empresa se preocupa por la comodidad de sus trabajadores a la vez que muestra una cultura corporativa abierta a nuevas experiencias, lo que sin duda ayuda a proyectar una imagen de marca positiva. 

6. Mayor productividad 

Para muchas personas, llevar traje es incómodo, especialmente en temporadas de calor. Y, en el caso de las mujeres, los tacones además de incómodos, pueden llegar a producir daños en la salud si se utilizan de manera prolongada. Este hecho hace que la productividad se frene. En cambio, el confort que aporta la ropa cómoda permite a los empleados concentrarse mejor en sus tareas y prestar más atención a los detalles. 

7. Atrae al talento joven 

Las empresas de traje y corbata son un símbolo de generaciones pasadas. La nueva generación de empleados favorece el bienestar por encima del salario y una cultura corporativa positiva afín a sus intereses es un excelente reclamo para llamar la atención de los más jóvenes.  

8. Permite ahorrar gastos 

Especialmente cuando se trata de territorios con climas cálidos, el uso de aire acondicionado se vuelve imprescindible cada vez que los empleados tienen que ir trajeados. Limitar el uso de estos aparatos es un beneficio que aporta a la compañía importantes ahorros económicos si se promueven los Viernes Casuales.  

9. Mantiene el medioambiente libre de polución 

El Ministerio de Medioambiente japonés inició en 2005 un estudio en el que señaló que el uso de traje en la oficina produce 460.000 toneladas de emisiones de CO2, el equivalente a lo produce un millón de hogares durante un mes. Así, los días de Viernes Casual representarían un ahorro en las emisiones de carbono, ayudando a la comunidad a mantener el aire más limpio. 

Cómo implementar los Viernes Casual en la empresa 

A pesar de que los viernes informales permiten a los empleados usar prendas de ropa más relajadas, es importante tener en cuenta ciertos aspectos. 

1. Notifica a los empleados 

Ya sea a través de una reunión o de un canal de comunicación oficial, todos en la empresa deben conocer cuál será la nueva norma de los viernes. Además, es buena idea conocer qué opinan los empleados acerca de esta iniciativa.  

Para ello, puedes utilizar un software como Team Insights. Así, podrás preguntar qué aspectos son los que más preocupan a las personas y averiguar cuál es la manera más acertada de introducir los Viernes Casual en la oficina. 

2. Deja claras las expectativas 

El viernes casual implica el uso de vestimenta menos formal. Aún así, hay que entender que los empleados siguen estando en un entorno de trabajo. 

En este sentido, es importante que la empresa exprese de forma explícita qué prendas de vestir se consideran adecuadas y cuáles no. La cultura corporativa también es importante. Por eso, también es recomendable alinear el tipo de ropa con la ideología de la empresa. 

3. Ten en cuenta a tus clientes 

Para aquellos empleados que traten con los clientes, es importante seguir manteniendo un código de vestimenta que no los haga sentir incómodos. A la hora de implementar el Viernes Casual, asegúrate de conocer qué clientes son más estrictos con el código de vestimenta, y cuáles son más laxos para no crear ningún malentendido. 

4. Valora la diferencia generacional 

Cada vez es más habitual que las empresas cuenten con un equipo multigeneracional. Esto implica que el concepto de “casual” varíe de una edad a otra. Mientras que es posible que los empleados más seniors sigan utilizando un vestuario formal, los más jóvenes tenderán a utilizar una ropa más moderna y casual.