Employer Branding: cómo desarrollar tu estrategia de marca en 6 sencillos pasos

Employer Branding: cómo desarrollar tu estrategia de marca en 6 sencillos pasos

Si trabajas en RRHH, seguramente el concepto de Employer Branding te resulte familiar: se trata del conjunto de técnicas y procesos que sirven para promocionar una compañía como el mejor lugar para trabajar.  

Conocer este tipo de estrategias es importante porque el 50% de los empleados rechazarían trabajar para una compañía con mala reputación.  

Incluso si la oferta laboral fuera acompañada con un aumento salarial, la mitad de las personas no querrían trabajar para una marca con una mala imagen que no promueve ni aplica unos valores sanos en pro del bienestar de su fuerza laboral y de la comunidad en la que actúa. 

Por eso, hoy vamos a explorar diferentes tácticas para ayudarte a compartir tu cultura, valores y beneficios laborales y así atraer e influenciar positivamente en candidatos, empleados, clientes e inversores. 

¿Qué es el Employer Branding? 

Llamamos Employer Branding al proceso por el que una compañía se promociona a sí misma como un lugar atractivo para desarrollarse profesionalmente. 

Con esta estrategia, las empresas que lo hacen bien logran diferenciarse de la competencia y liderar el mercado a través de mostrar al mundo cómo es su cultura corporativa, cuáles son sus valores, y qué beneficios tienen las personas que forman parte de la compañía.  

En los últimos años, el Employer Branding se ha convertido en una pieza clave de toda la operativa de Recursos Humanos. Y no es de extrañar, porque los beneficios que aporta invertir en esta estrategia hacen que la empresa sea mucho más rentable.  

Factores que influyen en tu Marca Empleadora 

Hay varios factores que influyen en la percepción de una empresa como un buen lugar para invertir talento. Entre los más importantes encontramos: 

  • Beneficios y recompensas. Un paquete competitivo de compensaciones, como seguros de salud, flexibilidad horaria, conciliación laboral o planes de jubilación, ayuda a atraer al talento más top. 
  • Cultura y valores. Una cultura positiva, alineada con los valores personales de los empleados, promueve la satisfacción laboral y la fidelización de los miembros del equipo. 
  • Oportunidades de desarrollo. El crecimiento profesional genera sentimientos de realización. Los empleados están más felices y, por lo tanto, la imagen de marca mejora. 
  • Comunicación y transparencia. Una comunicación abierta y bidireccional promueve la confianza de los empleados en la compañía. 
  • Comentarios y opiniones de los empleados. Los comentarios lanzados por los empleados actuales y antiguos en las RRSS son una fuente valiosa de información sobre cómo es trabajar en la empresa, lo que tiene un gran impacto en la reputación de la marca. 
  • Diversidad en inclusión. Una política de gestión de personas inclusiva fuerte ayuda a sensibilizar a la población, mejorando la percepción de la organización como una buena marca empleadora. 
  • Responsabilidad social corporativa. El compromiso de la empresa con el medio ambiente es uno de los aspectos más críticos actualmente, y uno de los más relevantes para la generación de empleados más joven que, además, es la más activa en las RRSS. Asegurarse de que la compañía es respetuosa con el entorno ayuda a atraer y fidelizar a los candidatos más concienciados en la materia. 

Beneficios de implementar una estrategia Employer Branding efectiva 

Las empresas que implementan técnicas de Employer Branding de forma eficaz logran una serie de beneficios entre los que se incluyen: 

  • Atrae al talento mejor cualificado. Una marca empleadora fuerte ayuda a la compañía a sobresalir ante la competencia y atraer candidatos altamente cualificados que buscan encajar dentro de una cultura y unos valores positivos. 
  • Fideliza al equipo actual. Es más probable que los empleados se sientan orgullosos de pertenecer a una compañía con una buena imagen de marca, conduciéndolos a tener una mayor satisfacción y compromiso laboral, reduciendo la rotación.  
  • Mejora el compromiso de los empleados. Cuando los empleados se sienten satisfechos con su compañía y están felices en su entorno laboral, es más probable que no quieran irse a ningún otro lado, lo que aumenta su compromiso y su desempeño. 
  • Ahorro de costes. Las compañías que invierten en Employer Branding hacen contrataciones tres veces mejor que aquellas que no, reduciendo considerablemente los costes de selección y retención, a la vez mejoran la productividad de todo el departamento de RRHH.  
  • Mayores oportunidades de negocio. Una imagen de marca fuerte y positiva contribuye a construir una buna reputación, lo que otorga mayores oportunidades de negocio y asociación con empresas afines. 
  • Mejora la calidad de los clientes. Tener una buena imagen de marca también sirve para atraer a consumidores que buscan compañías cuyos valores estén alineados con los suyos, haciendo más probable que se conviertan en clientes leales.  

6 pasos esenciales para desarrollar tu Employer Branding 

Si quieres conseguir que tu estrategia de Employer Branding funcione, sigue estos pasos: 

1. Define tus objetivos 

Lo primero que tienes que hacer es identificar tus objetivos clave. Pregúntate, ¿qué quieres conseguir? Tal vez quieras aumentar la atracción de candidatos cualificados, mejorar la fidelización de empleados, o aumentar la satisfacción y el compromiso del equipo. 

2. Identifica tu público 

Para que el Employer Branding sea eficaz, el mensaje debe ir dirigido a tu grupo de interés. Para ello, será necesario averiguar qué tipo de candidatos son los que quieras que respondan a tus ofertas de empleo, cuáles son sus necesidades, y qué aspectos de tu empresa son los que les puede generar atracción. 

3. Define tu marca empleadora 

Este paso es crucial, pues se trata de cómo quieres que tu empresa sea percibida por los demás. ¿Qué valores y cultura representa tu compañía? ¿Cómo quieres que sea percibida? 

A la hora de definir tu Employer Branding, ten en cuenta las necesidades y expectativas de los empleados actuales y potenciales, y asegúrate que la empresa está cumpliendo con estas expectativas. En otras palabras: no prometas nada que no puedas cumplir. 

4. Comunica tus valores 

Cuando ya tengas clara tu marca empleadora, utiliza diferentes canales para hacer difusión: web corporativa, redes sociales, eventos y ferias, entrevistas de trabajo, publicaciones en medios… Ten en cuenta que la difusión no solo debe ser de puertas hacia afuera: el mensaje también debe estar presente en tus comunicaciones e interacciones internas. 

5. Mide y evalúa 

El uso de métricas y herramientas especializadas te ayuda a medir el impacto de tu estrategia de Employer Branding para asegurarte de que estás alcanzando tus objetivos.   

Recursos como Team Insights te permiten llevar el pulso del estado de tu marca empleadora a través de encuestas para empleados, análisis de datos, y el seguimiento de los indicadores clave de rendimiento. Así, puedes realizar ajustes en tiempo real y de manera proactiva siempre que sea necesario. 

6. Continúa mejorando 

La estrategia de Emplopyer Branding es un proceso continuo de constante mejora, por lo que será necesario ir monitorizando los KPI’s para mantener una buena reputación como empleador. 

Un último consejo: conocer los puntos fuertes de tu compañía es una ventaja a la hora de diseñar tu estrategia de Employer Branding. Sabiendo qué es lo que enamora a tus empleados, es más sencillo construir un mensaje potente y atractivo para los demás. 

La buena noticia es que descubrir qué es lo que hace a tu empresa única es gratis con Team Insights. Solo tienes que registrarte y empezar a utilizarlo. ¿A qué esperar para empezar a mejorar tu imagen de marca? 

Encuestas de pulso