¿Es tu empresa saludable? | Los 5 factores de las empresas sanas

Hombre saludable

¿Es tu empresa saludable? | Los 5 factores de las empresas sanas

¿Son las empresas saludables el nuevo modelo a seguir? Satisfacción, motivación y compromiso son tres elementos que las empresas buscan despertar en los empleados con el objetivo de mejorar la productividad y alcanzar los objetivos. Sin embargo, pocas compañías tienen en cuenta que, para que se den esos tres factores, necesariamente se necesita cuidar del bien más preciado que tiene cualquier organización: las personas. 

De hecho, el informe 306º Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond de Cigna señala que el 72% de los empleados afirma que su empresa no proporciona iniciativas de promoción de la salud y el bienestar. Y, cuando hablamos de salud mental, este porcentaje se incrementa. 

Cuando una empresa no cuida de su fuerza laboral, las consecuencias para el negocio no se hacen esperar: disminución de la productividad, insatisfacción, desmotivación y estrés, los ingredientes necesarios para un aumento de la rotación y una reducción de los ingresos a fin de mes.  

Por lo tanto, si queremos aumentar la rentabilidad del negocio, debemos invertir en los recursos necesarios para crear un entorno que se pueda definir como Empresa Saludable. 

Pero, ¿qué es una Empresa Saludable? ¿Y cómo podemos saber si nuestra empresa cumple los requisitos adecuados? En este artículo te ayudamos a averiguarlo. 

Qué son las empresas saludables 

Las empresas saludables son aquellas que tienen a los empleados como centro neurálgico de toda su actividad y se preocupan cada día por mejorar su estado de salud y bienestar, tanto físico como mental. 

Una empresa saludable es algo más que tener fruta gratis en la oficina. Este tipo de organizaciones favorece la creación de hábitos dentro y fuera del lugar de trabajo para mejorar la calidad de vida de sus empleados y crear una atmósfera laboral positiva que impulse el rendimiento a través de la creatividad, la gestión de las emociones y el trabajo en equipo.  

Gracias a la aplicación de este modelo, los empleados pueden disfrutar de ir cada día a su trabajo sin preocuparse de formar parte de un entorno insalubre y tóxico, precedido por la revolución industrial donde los empleados no eran tratados como personas, si no como una herramienta más que explotar en beneficio de la empresa. 

Ahora, para las empresas saludables, su gente representa la dimensión de mayor importancia, y todas las decisiones y estrategias giran en torno a ella. Y, ¿qué ocurre cuando esto sucede? Pues que empiezan a aparecer multitud de beneficios. 

Beneficios de las empresas saludables 

Un empleado que trabaja para una empresa saludable es un empleado feliz y contento que disfruta con lo que hace y con la empresa con la que colabora. Y eso lo nota la organización con unos mejores resultados.  

Entre las principales ventajas, destacan las siguientes: 

  • Mayor productividad. Trabajar dentro de una organización saludable aumenta los índices de satisfacción, lo que a su vez influye en la motivación y el compromiso de los empleados. Una empresa con una estructura sana tiene menos accidentes laborales y menos bajas por enfermedades derivadas de unas malas condiciones de trabajo. Así que, invertir en salud es invertir en eficiencia y productividad.  
  • Fidelización del talento. Las empresas saludables utilizan herramientas como Team Insights para escuchar a sus empleados y darles la importancia que se merecen. Cuando los colaboradores se sienten valorados, aumenta su lealtad hacia la empresa, haciendo menos probable que quieran irse a otro lugar. Esto a su vez disminuye la tasa de rotación y todos los costes que implica iniciar nuevos procesos de contratación.  
  • Mejora la imagen de marca. Un ambiente sano promueve un mejor desarrollo de las funciones y atención al detalle. En otras palabras: los empleados sanos no trabajan más, trabajan mejor. Esto permite a las empresas ofrecer servicios de mayor calidad, mejorando la opinión de los clientes y la aparición de nuevas oportunidades de crecimiento. 

En definitiva, estos tres beneficios de las empresas saludables representan las claves para lograr el éxito a largo plazo y obtener un negocio sostenible. 

Las 5 características de las empresas saludables 

¿Cómo saber si tu empresa es saludable? Existen 5 factores comunes en todas las empresas sanas. Medir esta métrica es tan sencillo como utilizar Team Insights para diseñar una encuesta que se centre en estas 5 características. 

  1. Objetivos compartidos

Una organización saludable comparte sus objetivos con los empleados y los implica en las estrategias para conseguirlos.  

Los managers de equipo entienden la importancia de involucrar a los empleados en la misión y visión de la organización emplean los medios necesarios para que la cultura corporativa y la fuerza laboral estén alineadas.  

  1. Cooperación y trabajo en equipo.

Las empresas saludables saben cómo gestionar equipos para que colaboren los unos con los otros en la consecución de metas comunes.   

Esto implica fomentar las buenas relaciones entre compañeros, la camaradería, el buen rollo y la certeza de que siempre habrá alguien dispuesto a apoyar a quien lo necesite. 

  1. Motivación y satisfacción

Las organizaciones saludables saben cómo motivar a sus empleados, haciendo que éstos valoren sus puestos de trabajo y deseen trabajar allí antes que en cualquier otro lugar.  

  1. Formación y capacitación continua

Las empresas saludables se preocupan por mantener a sus colaboradores actualizados en las últimas tendencias para que puedan realizar sus funciones de manera óptima y satisfactoria. 

Esto significa ofrecer oportunidades de desarrollo profesional a través de formaciones y becas que permitan a sus equipos impulsar sus habilidades y mejorar sus competencias para elevar la calidad de su trabajo hasta el siguiente nivel.  

  1. Liderazgo efectivo

El liderazgo efectivo es una de las principales características de una organización saludable. En este sentido, los managers son capaces de establecer relaciones con sus colaboradores basadas en la honestidad y la confianza 

Además, y ofrecen a sus equipos la autonomía necesaria para que se puedan responsabilizar de sus propias tareas, valorando sus aportaciones y creando un espacio seguro donde el error es un método de aprendizaje más, y no un motivo por el cual ser reprendido.  

¿Quieres saber si tu empresa es saludable? Descúbrelo con Team Insights. 

Solicita ya una demo de 1h.