Cómo y por qué deberías dejar de hacer encuestas de clima laboral anuales

Cómo y por qué deberías dejar de hacer encuestas de clima laboral anuales

Cómo y por qué deberías dejar de hacer encuestas de clima laboral anuales

El trabajo es un aspecto esencial que nos acompaña durante gran parte de nuestra vida adulta e, incluso, en algunos casos muy extremos puede llegar a definir nuestra identidad, por eso, trabajar dentro de un clima laboral adecuado es fundamental. 

Anteriormente, las empresas, para alcanzar el éxito, solo se centraban en tratar bien a los clientes y focalizaban sus estrategias en maximizar sus beneficios, aunque estas estrategias fueran perjudiciales para los empleados de la organización. 

Actualmente, las prioridades están cambiando y las empresas exitosas son aquellas que centran sus esfuerzos en integrar a las personas en la organización, alinearlas con sus objetivos e inculcarles su misión y visión como parte de una cultura empresarial que vela por el bienestar de sus empleados. 

Cuando el capital humano de una empresa se desarrolla dentro de un clima laboral agradable, la satisfacción, la motivación, la productividad y la lealtad de éstos tienden a mejorar. 

Por eso, hacer una evaluación del clima laboral es tan importante: analizando los resultados podremos saber si nuestras estrategias funcionan y los empleados disfrutan de una agradable experiencia de trabajo, beneficiando a la compañía o, por el contrario, de su análisis se desprende una alta tasa de rotación, desmotivación y malas prácticas, lo que perjudicaría seriamente a la organización. 

Las encuestas de clima laboral

Los cuestionarios de clima laboral, también llamados encuestas de satisfacción laboral, sirven para evaluar el grado de conformidad de los empleados con respecto al trabajo que hacen y con respecto a la organización. 

El concepto de clima laboral nace bajo el precepto de que las personas somos seres complejos y dinámicos y, como tal, nuestro comportamiento puede influir de forma directa o indirecta en el flujo de trabajo: un buen clima influirá positivamente y viceversa (2016, Méndez). 

En este aspecto, las encuestas de clima laboral tratan de investigar y descubrir qué factores y variables son determinantes para generar un buen clima organizacional y, en base a ello, tomar decisiones y trazar estrategias para lograr el buen ambiente y la satisfacción deseada por la organización, asegurando su buen funcionamiento. 

Pero, precisamente por este motivo, ¿es recomendable hacerlas de forma anual? 

Por qué las encuestas de satisfacción anuales son deficientes

El panorama laboral actual es rápido y cambiante. Si a nuestros empleados les pedimos que resuelvan los imprevistos de forma ágil a medida que se presentan, ¿por qué no hacerlo nosotros también? 

En este nuevo mundo de agilidad y adaptación constante, las encuestas de clima laboral anuales se han quedado obsoletas. 

Son demasiado largas

Cada vez estamos más acostumbrados a la inmediatez y a recibir la información de forma corta y concisa. 

Las encuestas de clima anuales son largas, a veces de más de 50 preguntas que pueden requerir demasiado tiempo contestar. Como consecuencia puede pasar que: 

  • Los empleados no acaben el cuestionario. 
  • Los empleados no presten atención a las preguntas, lo que afectaría negativamente a su eficacia y validez. 

Información lenta y poco relevante

Los jefes y managers de equipo deben tomar decisiones y plantear acciones a medida que van surgiendo diferentes escenarios. Si se quieren tomar las decisiones adecuadas, la información debe ser pertinente y relacionada con el momento actual. 

Con las encuestas anuales, la información que se recoge puede ser totalmente irrelevante para las necesidades de la organización en el presente. Además, en caso de haber algún problema, la información llegaría tarde, y lo que se podría haber solucionado de forma sencilla, se podría convertir en un auténtico agravio que afectara seriamente a la organización. 

No podemos saber si las decisiones que tomamos son efectivas

Cuando trazamos un plan de acción y lo llevamos a cabo, es importante conocer de qué manera afecta a la plantilla. Solo así, sabremos si nuestras decisiones funcionan y van encaminadas a la consecución de objetivos o, por el contrario, hay que hacer un replanteamiento. 

Con las encuestas de clima laboral anuales, estfeedback tan importante tarda un año en llegarnos, impidiendo reaccionar a tiempo en caso de ser necesario. 

Efecto de recencia

El efecto recencia en psicología explica que las personas tendemos a recordar mejor los eventos actuales que los pasados. 

Si usamos una encuesta anual, los empleados tenderán a completarla usando información de las últimas semanas o meses, sin tener en cuenta el año entero, por lo que la información proporcionada estaría sesgada. 

Si las organizaciones se están adaptando a la transformación digital en todos sus ámbitos, la realización de encuestas de clima laboral y satisfacción del empleado no pueden quedarse atrás.  

Las encuestas de pulso son el recurso necesario para ello. 

Las encuestas de pulso

A diferencia de las encuestas de clima laboral anuales, las encuestas de pulso se realizan de forma asidua, normalmente cada una o dos semanas, o mensualmente, dependiendo de las necesidades de cada organización, mediante el uso de nuevas tecnologías. 

De acuerdo a un estudio llevado a cabo por Gallup y la Harvard Business Review, este tipo de encuestas funcionan mejor: tres meses después de su implementación4 de cada 10 empleados se mostraron más felices en sus puestos de trabajo 

Es más, el 51% de los empleados que inicialmente tenían una puntuación por debajo de 7, la aumentaron tras usar las encuestas de pulso durante esos tres meses. 

Y es que estas encuestas de pulso son más sencillas de realizar porque son más cortas, requieren unos pocos minutos para rellenarlas y, lo que es más importante, la gestión de los datos recogidos y su posterior evaluación también es mucho más rápida y eficaz. 

Con las encuestas de pulso: 

Demuestras que las opiniones de los empleados importan

Cuando preguntamos frecuentemente a los empleados, estamos dejando claro que sus opiniones nos importan y son una parte imprescindible del buen funcionamiento de la organización. 

Escuchando todas las voces, podremos tomar decisiones acertadas que mejoren el clima laboral e impulsen la motivación, el desempeño y la satisfacción, repercutiendo en beneficio de toda la organización. 

Anonimato garantizado

Una de las ventajas de las encuestas de pulso hechas a través de las nuevas tecnologías es que puedes garantizar el total anonimato de aquellos que las responden.  

De esta manera, nos aseguramos de que los empleados puedan responder con total sinceridad, aportando información de valor. 

Toma decisiones proactivas

Gracias a la asiduidad de la información y que esta se recibe en tiempo real, es más probable que con las encuestas de pulso descubras problemas incipientes y áreas de mejora que de otra manera hubieran quedado escondidas. 

Por lo tanto, con las encuestas de pulso es posible tomar decisiones de manera proactiva y a tiempo. 

Evita la fuga de talentos

Las encuestas de pulso ayudan a mejorar el bienestar de los empleados y fomentan el engagement y la lealtad, reduciendo la tasa de rotación y sus costes derivados. 

 

¿Estás listo para dejar las encuestas de clima laboral anuales y pasarte a las encuestas de pulso? Prueba gratis Team Insights.