Gestionar equipos en remoto mientras se mantiene la cultura de la compañía

Gestionar equipos en remoto mientras se mantiene la cultura de la compañía

Gestionar equipos en remoto mientras se mantiene la cultura de la compañía

Muchos líderes se han visto en la tesitura de tener que gestionar a su equipo de forma remota desde que la Covid-19 empezó a extenderse. Las vacunas están teniendo éxito y parece, por fin, que todo va a volver a la normalidad. 

Sin embargo, el modelo de teletrabajo ha venido para quedarse y, mientras algunas personas están deseando volver a la oficina, otras prefieren quedarse como están.  

Sea como sea, el trabajo a distancia es ahora una realidad para muchos y, por lo tanto, los líderes deben afrontar diversos retos. Entre ellos, saber cómo mantener la cultura de la compañía sin el factor de la presencialidad. 

¿Qué se entiende por cultura empresarial? 

La cultura organizacional representa la misiónvisión valores que la empresa quiere transmitir hacia sus clientes y el público en general. Para conseguirlo, las empresas inculcan esos valores a sus empleados para que se sientan identificados con la marca y esto se vea reflejado en su manera de trabajar. 

Es decir, la forma en la que los empleados desarrollan sus funciones sirve de representación para las compañías.  

La cultura empresarial de una organización se puede observar desde muchas vertientes. Las más notables son sus normas de funcionamiento, el modo de comunicarse con empleados y clientes (lenguaje y tono), su implicación en preocupaciones sociales, cómo está organizada la jerarquía o el grado de importancia que se le da a los diferentes cargos. 

En cualquier caso, todas las compañías, sean del tamaño que sea, utilizan gran parte de sus recursos y tiempo en culturizar a sus empleados para poder alinear los objetivos de los primeros con las expectativas de los segundos.  

Sin embargo, a pesar de todos esos esfuerzos, el desarrollo cultural de las organizaciones españolas está muy verde. Al menos eso es lo que afirma el informe “La cultura empresarial: estudio empírico en empresas españolas y portuguesas” de IESE, el cual, tras analizar la cultura de 65 empresas nacionales, se ha obtenido que estas ostentan una puntuación de 52 puntos sobre 100 

Si tan difícil es gestionar la cultura de forma presencial, ¿qué se puede esperar del teletrabajo? 

Cultura empresarial a distancia: ¿mito o realidad? 

¿El Teletrabajo ayuda a crear una cultura común? ¿Es posible crear una cultura cohesionada sin el contacto diario de las personas? ¿Merece la pena invertir tiempo en ello teniendo en cuenta las circunstancias y la dificultad? 

Es evidente que el teletrabajo dificulta la creación de las condiciones idóneas, sin embargo, es totalmente posible gestionar equipos a distancia manteniendo la cultura empresarial.  

El error consiste en intentar lograrlo con los métodos tradicionales de la cultura presencial. 

Si se gestiona bien, los beneficios son exactamente los mismos: 

  • Impulsa la productividad. 
  • Fomenta el sentimiento de pertenencia. 
  • Incrementa el engagement y la fidelización del talento.
  • Mejora el trabajo en equipo.
  • Aumentan la satisfacción y el compromiso. 

Cómo transmitir de manera efectiva y en remoto la cultura de la compañía  

Es difícil, pero no imposible. Hay que saber adaptarse a las circunstancias y hacer uso de los medios y recursos que nos aporta la transformación digital. 

A continuación, os dejamos con una serie de consejos que os pueden ayudar a gestionar eficazmente a los equipos en remoto manteniendo la cultura de la compañía 

1. Comunicación fluida y constante

Si en entornos presenciales la comunicación diaria debe ser una constante, con los trabajadores en remoto debe potenciarse todavía más. 

E-mails diarios, llamadas, videoconferencias, chats a través de plataformas digitales como Teams… El contacto con los trabajadores no debe olvidarse y es la mejor forma de recordarle a los empleados porqué hacen lo que hacen.  

El feedback y dotar de significado a los puestos de trabajo son dos de las variables más influyentes a la hora de compartir los valores y lograr una cultura cohesionada que genere compromiso por la organización. 

2. Selecciona el talento adecuado

Con esto nos referimos a seleccionar a aquellas personas que desde el principio ya se sientan en sintonía con la cultura empresarial y con lo que la marca representa.  

Las personas que ya cuentan con unos valores alineados con los de la organización serán menos propensas a querer marcharse y harán todo lo posible por integrarse con el resto del equipo y actuar al son de la compañía. 

También es importante prestar atención al proceso de on-boarding en remoto y diseñar un plan de acogida a los nuevos candidatos que permita una cálida bienvenida, aunque sea a distancia.  

3. La importancia de un buen liderazgo

 Sin las ventajas que aporta verse las caras, los líderes deben saber leer entre líneas (nunca mejor dicho) como se encuentran los empleados, el nivel de estrés que puedan tener o si tienen algún problema específico que le impida avanzar en sus funciones. 

En este sentido, la confianza lo es todo, y en el trabajo en modalidad a distancia la confianza que deposita el líder en sus colaboradores se intensifica por fuerza. Esto no tiene porqué ser malo, significa que es imprescindible que los managers conozcan a su equipo a la perfección y, de ahí la importancia de la comunicación constante mencionada en el primer punto. 

Un buen líder sabrá gestionar a las personas a distancia, manteniendo la cultura de la organización 

4. Socialización a distancia. 

En plena revolución tecnológica, decir que no se pueden realizar eventos colaborativos on-line no tiene cabida.  

Es posible realizar reuniones y actividades en equipo con el único fin de ensalzar y compartir la cultura empresarial a través de talleres específicos para ese fin, charlas motivacionales, cafés o comidas virtuales en las que cada persona pueda aportar su granito de arena o, simplemente charlar. 

Como animales sociales que somos, compartir experiencias con otros compañeros ayuda a crear lazos y una cultura común sólida. 

5. Gamificación

Otra manera de gestionar la cultura organizacional a distancia es a través de los serious games 

Se pueden crear aplicaciones digitales en la nube que permitan a todos los teletrabajadores cooperar en un juego para conseguir un objetivo común. Las tareas se convierten en misiones con recompensas virtuales como por ejemplo monedas, cromos o avatares que se pueden ir coleccionando. 

De esta manera, se motiva a los empleados a trabajar en equipo y las recompensas sirven como incentivo 

6. Crea encuestas de cultura organizativa 

Conocer el estado de salud del que goza la cultura empresarial dentro de equipos en remoto es más complicado. Para obtener este dato, las organizaciones hacen uso de encuestas para saber qué sienten los empleados acerca de los valores, la misión y los objetivos de esta.  

¿Qué funciona? ¿Qué no funciona? ¿Qué se puede mejorar? ¿En qué se debe incidir? ¿Qué hay que impulsar? 

Team Insights es una excelente opción para mandar encuestas a tus empleados y conocer hasta qué punto la cultura está integrada en tus equipos. 

De forma automática y según el tiempo que hayas establecido, se enviarán encuestas cortas que los empleados pueden rellenar de manera totalmente anónima, proporcionándote toda la información necesaria para tomar las decisiones adecuadas que mejoren el sentimiento de identificación con la marca. 

Puedes pedir una demo o usar Team Insights de forma totalmente gratuita con nuestro Plan Free si tu organización tiene hasta 50 empleados. 

Estos son nuestros consejos para gestionar equipos en remoto mientras se mantiene la cultura de la compañía. Prestar atención a tus trabajadores a distancia es importante no solo para fomentar la cultura, también para aumentar la productividad, la satisfacción evitar los sentimientos de soledad y aislamiento.