Las 10 señales de un clima laboral tóxico

Las 10 señales de un clima laboral tóxico

El clima laboral es un elemento clave en el desempeño del negocio, ya que influye (y mucho) en los hábitos y comportamientos que adoptan los empleados. Un buen clima laboral fomenta la motivación, cultiva la confianza, el trabajo en equipo, es un potente atractor del talento y fideliza a los miembros del equipo. Por el contrario, un ambiente laboral tóxico puede perjudicar seriamente los resultados y dejar a la empresa sin beneficios. 

Una mala gestión del ambiente laboral puede significar importantes pérdidas económicas, no solo a nivel de costes de producción, ya que los empleados quemados rinden menos a causa del estrés, si no que las consecuencias de la mala reputación pueden impactar negativamente en las decisiones de compra de los clientes, inversores o accionistas. 

¿Cómo sé si mi empresa tiene un ambiente laboral tóxico? 

Es fácil, solo tienes que mirar a tu alrededor y observar las dinámicas que se ejecutan diariamente por parte de tus colaboradores.  

Si dentro de esas dinámicas aparecen algunos de estos comportamientos, podemos estar seguros de que nos encontramos dentro de un clima laboral tóxico. 

1. Liderazgo deficiente. 

Estudios demuestran que el bienestar de los empleados depende en un 70% de su relación con su manager directo. El estilo de liderazgo es un factor determinante en el clima laboral, y aquellos que optan por un estilo transformacional observan cómo son capaces de transformar a sus colaboradores en equipos creativos, autónomos, proactivos y con altas dosis de motivación gracias a la influencia de un clima laboral positivo. 

2. Expectativas poco definidas. 

Una de las cosas que más desconcierta a los empleados y activa el estrés es no conocer qué se espera de ellos. Sin unos objetivos claros y bien definidos, lo más normal que el caos se apodere del lugar de trabajo. Procura establecer metas concretas y delimita el papel que cada persona tiene dentro de la organización para evitar conflictos relacionados con la ambigüedad de rol.  

3. Pobre organización de la carga de trabajo. 

En ausencia de buena planificación, los colaboradores asumirán sus tareas de la forma que ellos consideren oportuna, muchas veces con dificultades para distinguir lo urgente de lo importante. Eso se traduce en días que se alargan haciendo horas extra, falta de horas de sueño y metas que no se llegan a cumplir… Todo lo necesario para generar un ambiente tóxico.  

4. Mala relación con los compañeros. 

No hay duda: cuando una atmósfera está cargada de negatividad, la harmonía desaparece y deja paso a los conflictos entre los compañeros. Rumores infundados, competencia desleal, poca cooperación, malas caras y discusiones continuas son la seña de identidad de los lugares de trabajo donde impera la toxicidad. 

5. Falta de compromiso. 

El descenso de bienestar en el trabajo que produce la toxicidad hace que las personas que trabajan en estos ambientes se quieran desvincular de la empresa, haciendo palpable la falta de compromiso. Por el contrario, el bienestar y el cuidado de las personas en la organización producen sentimientos de pertenencia que aumentan su compromiso y fidelidad. 

6. Los empleados faltan continuamente al trabajo. 

Un mal ambiente de trabajo es el escenario ideal para que las personas se quemen y se estresen, haciendo más probable la aparición de enfermedades como el Síndrome de Burnout, la ansiedad o la depresión. Además, los accidentes de trabajo también se producen con más frecuencia. Por lo tanto, las ausencias debidas a las bajas laborales forman parte del día a día de las empresas con un ambiente laboral tóxico. 

7. Alta tasa de rotación. 

Directamente relacionado con el punto anterior, el malestar tanto físico como mental que produce trabajar en un clima laboral tóxico genera en los empleados deseos de abandonar la empresa. Así, aquellas organizaciones que no cuidan del bienestar de sus equipos ni prestan atención a estas señales de alarma para ponerles remedio, ven como sus empleados mejor cualificados se van para encontrar empresas con un ambiente mucho más positivo en el que trabajar a gusto. 

8. Estancamiento y desmotivación. 

Un clima laboral negativo es una fuente de desmotivación: nadie quiere ir a trabajar para pasarlo mal. Esta desmotivación hace que los colaboradores no den el 100%, perdiendo eficacia en sus operaciones y perjudicando los resultados. El resultado: más desmotivación y sensación de estar estancados en su puesto, lo que no ayuda a mejorar la situación. 

9. Falta de comunicación. 

Los problemas de comunicación interna son uno de los mayores causantes de estrés y malestar en los trabajadores. La falta de transparencia o los mensajes contradictorios por parte de los managers desconcierta a los equipos, creando un ambiente en el que es difícil trabajar. En consecuencia, las tareas se duplican, se retrasan o se omiten, haciendo que los empleados estén descontentos y generando, a su vez, más toxicidad.  

10. Los empleados no se sienten valorados. 

En un clima laboral positivo, los empleados son tratados como personas a las que se les valora su trabajo y el tiempo que dedican a hacer crecer a la empresa, se les escucha, y se tienen en cuenta sus opiniones y expectativas. No ocurre lo mismo en un clima laboral tóxico, donde los empleados son considerados herramientas de trabajo cuyo único objetivo es sacar adelante la producción sin importar las circunstancias, no tienen ni voz ni voto, ni se les reconoce el trabajo bien hecho. 

¿Cómo evitar que mi empresa tenga un clima laboral negativo? 

Es relativamente fácil identificar una empresa con un clima laboral tóxico si atendemos a las 10 señales que acabamos de mencionar. El problema está en que no siempre es posible darse cuenta de lo que está pasando y muchos de estos factores subyacen aún en las profundidades de la organización, dificultando su detección. 

Por este motivo, una herramienta que te permita conocer el estado de las dimensiones más importantes que forman parte del clima laboral te ayudará a saber si tu empresa está sana o, por el contrario, hay áreas que necesitan un impulso. 

Team Insights es la herramienta perfecta para ello. Gracias a sus encuestas de pulso, obtendrás toda la información que necesitas para empezar a mejorar tu organización y convertirla en el mejor lugar para trabajar, libre de toxicidad y con un ambiente totalmente positivo. Empieza ya, ¡es gratis! 

Encuestas de pulso