¿Cómo evitar y prevenir el absentismo laboral? ¡Pregunta a tus empleados!

Absentismo laboral

¿Cómo evitar y prevenir el absentismo laboral? ¡Pregunta a tus empleados!

Según un informe elaborado por Randstad con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España más de 1 millón de personas faltan al trabajo cada día. El absentismo laboral es un problema que afecta gravemente a las empresas de todo el mundo, las cuales pierden cerca de 7.000 millones de euros al año debido a este fenómeno.  

Dentro de las organizaciones, es el departamento de Recursos Humanos el encargado de cuantificar estos datos, así como de promover estrategias para evitar que los empleados se ausenten de sus puestos. 

¿Qué pueden hacer las empresas para reducir el absentismo de sus colaboradores? Te lo contamos a continuación. 

¿Qué se considera absentismo laboral?

Cuando hablamos de absentismo laboral, o ausentismo, nos referimos a todos aquellos momentos en que los empleados no se presentan a sus puestos de trabajo, ya sea con causa justificada o sin ella, para cumplir con las funciones por las que fueron contratados. 

Esto incluye tanto el trabajo presencial como el teletrabajo ya que, a pesar de no estar físicamente en la oficina, un empleado debe cumplir con su horario y sus tareas.  

Las ausencias sistemáticas sin avisar afectan gravemente a la producción y paralizan el desarrollo de las empresas. Además, las tareas y compromisos pendientes deben ser asumidas por los demás miembros del equipo – si no se quedan suspendidas directamente – lo que también influye en la generación de un clima laboral hostil y poco colaborativo. 

Todas estas consecuencias hacen que el absentismo laboral sea una de las prioridades para los departamentos de Recursos Humanos, los cuales deben abordar estrategias adecuadas para crear un entorno adecuado que reduzca o evite las faltas de asistencia continuadas.  

Clases de absentismo laboral

Existen cuatro clases de absentismo laboral. Entender las diferencias entre las distintas tipologías es fundamental para saber abordar cada caso y encontrar las soluciones adecuadas. 

1. Absentismo justificado. 

Se trata de aquellas ausencias previstas y avisadas con antelación por las cuales, por un motivo aparente y objetivo, la persona no puede estar presente en su puesto de trabajo. Dentro de las faltas justificadas entrarían las citas médicas, las bajas laborales o de maternidad, o el derecho a huelga de los trabajadores. 

2. Absentismo injustificado. 

Al contrario que en el supuesto anterior, en este caso el empleado falta a su puesto sin justificación, sin motivo, y sin previo aviso. Los retrasos reiterados o el abandono del puesto antes del horario habitual también entrarían dentro de esta categoría.  

3. Absentismo presencial. 

El absentismo presencial, más conocido como presentismo, tiene lugar cuando un empleado, estando presente en su puesto de trabajo, no realiza las actividades propias de su función. Por ejemplo, en vez de trabajar, está continuamente mirando el móvil, hablando con los compañeros, o jugando al solitario. 

4. Absentismo emocional. 

Por último, el absentismo emocional representa una desconexión entre el empleado y la organización a nivel psicológico 

Se da cuando, estando presente en su puesto y ejecutando sus funciones, el empleado demuestra falta de interés en las necesidades de los clientes o los objetivos de la empresa. Se trata de empleados que no cumplen con el desempeño esperado, ya sea por falta de motivación, por estrés, o por no estar suficientemente alineados con los valores y la misión de la empresa. 

Sea como sea este último tipo de absentismo laboral está cobrando cada vez más importancia entre las empresas, pues depende de ellas y su gestión que los empleados estén felices y “conectados” con las necesidades de la organización. 

¿Qué causa el absentismo laboral? 

Las causas del absentismo laboral son diversas y dependen, en gran medida, de dos grandes factores: individuales y de la empresa. 

Por parte del propio individuo, estas son las razones más habituales para faltar al trabajo: 

  • Enfermedades (profesionales o no). 
  • Accidentes e imprevistos. 
  • Situación familiar de dependencia. 
  • Pluriempleo. 
  • Trastornos psicosociales: depresión, ansiedad, fobias… 

Por otro lado, por parte de la empresa, las causas más comunes, aunque no las únicas, son: 

  • Tareas poco motivadoras. 
  • Clima laboral inadecuado. 
  • Pobre prevención de riesgos laborales. 
  • Sobrecarga de trabajo. 
  • Horario poco flexible. 
  • Pocas o nulas oportunidades de crecimiento. 
  • Una gestión de personas ineficaz. 

Es precisamente ante estas causas de carácter corporativo sobre las que las empresas pueden actuar. Sólo conociendo qué aspectos son los que más problemas acarrean tanto a la empresa como a los trabajadores se podrá empezar a trabajar en el diseño de soluciones adaptadas a cada circunstancia y “atacar” al absentismo laboral para reducirlo a su mínima expresión.  

¿Cómo saber qué es lo que causa el absentismo en tu empresa? La opción más rápida y directa para averiguarlo es preguntando a los propios empleados. Team Insights es una herramienta online que permite a los gestores de equipos enviar encuestas de pulso a los trabajadores con las que medir las principales dimensiones que afectan al absentismo laboral a través de métricas fiables y comprobadas 

Con Team Insights te será muy fácil identificar las causas que provocan el absentismo de tus empleados y podrás tomar acción para solucionar y prevenir este problema que tantos quebraderos de cabeza ocasiona a las organizaciones de todo el mundo.  

Ahora que ya conoces qué factores son los causan el absentismo laboral, ¿qué tal si le ponemos remedio? 

¿Cómo reducir el absentismo laboral? Pautas para un entorno de trabajo saludable 

  1. Motiva al personal. La motivación intrínseca es la principal fuente de energía para los empleados. Para aplicarla en tu organización, deja que los empleados tengan la autonomía de responsabilizarse de sus propias decisiones acerca del su trabajo, cultiva una cultura de aprendizaje continuo y déjales bien claro cuál es el propósito de sus aportaciones.
  2. Recompensas adecuadas. Las recompensas adecuadas van más allá de un salario equitativo al esfuerzo realizado. Si bien el dinero es importante, las recompensas a un trabajo bien hecho también incluyen el reconocimiento y la valoración positiva por parte de los managers y cargos directivos. De esta forma los empleados sabrán que sus contribuciones son importantes y estarán más comprometidos con su trabajo, disminuyendo las ausencias injustificadas.
  3. Invierte en recursos para prevenir accidentes laborales. Disponer de un espacio seguro, eficiente y limpio a la vez que se conciencia a los trabajadores de los riesgos laborales reduce la probabilidad de sufrir accidentes que conlleven a bajas médicas y otros gastos derivados para tu empresa.
  4. Implementa horarios flexibles. No hagas que los empleados deban priorizar entre trabajo o familia si pueden combinar las dos cosas con horarios flexibles. Desde las entradas y salidas sin horario fijo, hasta la posibilidad de trabajar desde casa, los empleados acudirán más al trabajo si pueden conciliar vida laboral y personal sin que les suponga un estrés añadido.
  5. Gestiona la carga de trabajo. Las responsabilidades en exceso son una fuente de estrés que puede llegar a generar enfermedades como el burnout, uno de los principales motivos de ausencia laboral. Si no quieres que tus trabajadores se quemen y empiecen a faltar al trabajo, deberás saber gestionar el flujo de tareas. Utiliza sistemas de organización como Kanban y cuenta con el personal suficiente para dar apoyo en los momentos más críticos.
  6. Escucha a tus empleados. Tus empleados pueden ser tu mejor aliado a la hora de gestionar la organización. Nadie mejor que ellos para saber lo que se cuece en el interior de la empresa y los problemas que afectan a su rendimiento y productividad. De nuevo, Team Insights la herramienta ideal si quieres conocer la opinión de la fuerza laboral y obtener feedback de calidad.
  7. El bienestar, por encima de todo. Las organizaciones están formadas por personas y sin ellas ningún negocio podría salir adelante. Por eso, velar por su bienestar debería ser una prioridad para cualquier departamento de RRHH. Organizar programas de desarrollo personal, así como eventos de Team Building para mejorar las relaciones entre compañeros son iniciativas que promueven la seguridad psicosocial en el trabajo.